Ajuar

En la Exposición, junto al camarín, podemos contemplar los distintos enseres pertenecientes a Santa María de la Victoria, que se conservan como testimonio de su pasado.

Comenzando por la derecha, según entramos, vemos el dosel de terciopelo rojo bordado en oro que se usa en los cultos de la Novena, celebrados cada año en la Santa Iglesia Catedral de Málaga.

Delante se puede contemplar un bellísimo manto de terciopelo azul turquesa, bordado en plata. Este fue regalo de la malagueña Anita Delgado, con motivo de una promesa que hizo a la Virgen por la curación de su hijo durante la primera mitad del siglo XX. Como sabemos, llegó a ser Maharaní de Capurtala por su casamiento con el Mahará de dicho principado del norte de la India.

En el extremo izquierdo cuelga un óleo sobre lienzo de la pintora malagueña Celia Berrocal con la imagen de la Virgen de la Victoria.

La Vitrina Real llega al Santuario por las generosas donaciones realizadas por diversos Monarcas Españoles. El manto de color marfil, brocado de oro, fue regalo de la Reina Isabel II; el manto en raso natural verde, la tradición nos dice, que es obsequio de los Reyes Católicos, si bien fue pasado a la actual tela en el siglo XIX. El tercero, en la vitrina color gris perla turquesa, fue regalo del Monarca Carlos IV. Constituye un valioso conjunto por la forma original en que están tratadas las hojas y flores que lo componen.

museo1

En el testero opuesto al baldaquino, podemos observar un conjunto de la cancelería en estilo neobarroco de alpaca plateada. Junto a él vemos un aderezo de amatistas engarzadas en filigrana de oro, estilo Imperio muy interesante, ya que no es usual el que lleve, además de la diadema, collar, broche, pendientes y dos pulseras. En este mismo testero y a ambos lados de la vitrina podemos ver los cascos que componen el trono de la Virgen, junto con distintos mantos en “tisú” de oro y plata donaciones de distintas personalidades.

Se conservan de la misma forma la vitrina que contiene la reliquia del Báculo de San Francisco de Paula, estandartes de la Hermandad y algunos rosarios donados a la Virgen. Por último, la Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías y la muy valiosa Medalla de la Ciudad de Málaga, concedida en pleno del Excmo. Ayuntamiento.

Queda detenernos en la mesa escritorio del centro de la habitación, que contiene algunas piezas notables. En la parte superior y en una vitrina, hay una imagen pequeñita del Niño Jesús, que estuvo delante de la imagen de la Virgen en el trono del camarín desde el siglo XVIII y que, cuando la Coronación Canoníca de la Virgen, fue sustituida por el que actualmente sostiene en el regazo. Además de esta imagen, se pueden ver algunos documentos referentes a la Virgen, al manto cuando fue donado y a diversas fotografías.