Novena a Santa María de la Victoria 2017

Primer día de la Novena 30/08/17

 

Presididas por el Deán y con asistencia de varios miembros del Cabildo Catedral se han rezado las Vísperas con motivo del Aniversario de la Dedicación de la Santa Iglesia Catedral, que se celebra el día 31.

A continuación hemos orado con las Preces de la Novena a nuestra Patrona.

La Eucaristía, concelebrada por un canónigo de la SI Catedral, el Director Espiritual y el Párroco de la Victoria, ha estado presidida por el Predicador, Rvdo. P. Jesús Miguel Benítez (OSA), quien entre otras cosas nos ha invitado, durante estos nueve días ante Santa María de la Victoria, a “contemplar a la Virgen María como madre, mujer, amiga. Contemplar a María para aprender de Ella que es maestra indiscutible del Evangelio”, a través de las bienaventuranzas, donde encontraremos el rostro del Señor, recordando que Jesús nunca dijo que el camino del Cristiano fuera un camino fácil, no podemos rebajar las exigencias de un verdadero discípulo de Cristo. La voluntad de Dios no hay que buscarla fuera, está en lo que nos pasa, con todas sus dificultades, aprendamos de María, cómo Ella lo siguió hasta el píe de la Cruz. Nos ha ilustrado sobre la verdadera pobreza de espíritu de las bienaventuranzas.

Concluimos con el canto del Himno de la Coronación de Santa María de la Victoria.

 

A continuación tenéis disponible la homilía en audio:

 


Segundo día de la Novena 31/08/17

Eucaristía presidida por el Deán, concelebrada por otros siete canónigos, además de otros cuatro sacerdotes.

La homilía del Rvdo. P. Jesús Miguel Benítez, OSA, comenzó haciendo referencia a la celebración de la festividad de la dedicación del Templo central de la Diócesis, donde late el corazón de la misma y está la Sede del Obispo, como Pastor. Al margen de la relevancia cultural, destacó la importancia primordial de lugar de congregación de los fieles, donde nos hemos alegrado, y también hemos llorado, por lo que hemos de quererla. También debemos querer y respetar mucho a nuestro Obispo y a nuestros sacerdotes.

Continuando con la segunda bienaventuranza, nos ilustró sobre la necesidad de ser mansos y humildes de corazón. Que no es tranquilidad, ni supone cobardía.

“La docilidad de la Santísima Virgen María a la acción del Espíritu Santo en Ella hizo posible esa mansedumbre que nos la convierte en madre de la Victoria”.

 

A continuación tenéis disponible la homilía en audio:

 


Tercer día de la Novena 01/09/17

Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Stabat Mater. Lágrimas de María. ¿Por qué llora la Virgen? Repaso a los dolores de su vida.

Todos experimentamos momentos de dolor, todos hemos llorado, también con lágrimas interiores, a veces por motivos inconfesables. También hemos llorado y sufrido por causas absurdas, como nos hemos dado cuenta después: lágrimas inútiles.

Debemos descubrir que nunca estamos solos, siempre podemos más. “Más allá de nuestras fuerzas nunca seremos probados, Dios no lo consiente”.

También lloró Jesús. Lágrimas de Jesús. Lágrimas de compasión que provoca el amor.

“Debemos poner nuestros razonamientos en comunión con Dios. Confiad en Él.”

El “hágase” de María no es palabra mágica, pero si misteriosa. Detrás del sufrimiento podemos descubrir el designio de Dios para la vida. Nos confunde el dolor, pero “Señor por encima de mi confusión, hágase”.

Lágrimas que conducen a la vida eterna. La bienaventuranza se refiere a los que lloran sus pecados y los ajenos, no los que se entristecen. Dolor de los pecados, necesario para la Confesión. Crisis de la confesión: no nos duelen nuestros pecados.

A los que lloran así, Dios nos dará consuelo. La bienaventuranza conduce a la compasión, que es la recompensa.

La Virgen llora por verdadera compasión. “Cuando en tu vida percibes el horizonte de la cruz, no dudes nunca que la Virgen te está acompañando, y con compasión un día nos lo explicarán todo”.

Santa María de la Victoria, ruega por nosotros.

 

A continuación tenéis disponible la homilía en audio:

 


Cuarto día de la Novena 02/09/17

Salmo: Mi alma está sedienta de ti, Señor Dios mío.

Recordamos la frase de Jesús en la cruz: “tengo sed”.

Somos un desierto necesitado de Dios. Pero ¿tenemos sed de Dios? ¿nuestro mundo tiene sed de Dios? ¿planteamos la vida sin Dios?.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

Se refiere a los que tienen un deseo ferviente de Dios, deseo de cumplir la voluntad de Dios. Pero ¿de qué tiene hambre el hombre? Poder, cosas materiales, placer… Estamos ante una invitación a la conversión del corazón: recordar la Lectura que habla que la puerta es estrecha y el camino angosto. Dispersa a los soberbios de corazón y enaltece a los humildes.

¡Qué caradura tenemos! ¡Cómo barnizamos el Evangelio de Jesús!

Hemos de tener hambre y sed de la justicia de Dios, se sustenta en su Palabra y hechos de vida. Acudimos a la Virgen, Victoria sobre el poder del pecado. Victoria para nuestros niños y jóvenes, para que sean seres totales y auténticos. Victoria para hombres y mujeres con destino de salvación. Busquemos su amparo y protección, que nos otorgue el don del Espíritu Santo de vivir la lucha liberadora.

Necesidad de conversión radical del mundo, en la justicia de niños y jóvenes, en la política, enseñanza, sanidad…, cuantos odios y deseos acumulados por las ansias de poder.

Santa María de la Victoria, ruega por nosotros.

 

A continuación tenéis disponible la homilía en audio:

 


Quinto día de la Novena 03/09/17

“La Virgen María, Nuestra Madre de la Victoria, es Madre de Misericordia porque la misericordia es Jesucristo”.

 

A continuación tenéis disponible la homilía en audio:

 


Sexto día de la Novena 04/09/17

Es intensa la aventura de contemplar a Santa María de la Victoria a la luz de las Bienaventuranzas.

Qué pureza tan alta de corazón ha de ser para merecer tanto: ver a Dios.

Lo que nos purifica es la Palabra de Jesús, no los meros ejercicios rituales. Hemos de dejar actuar al Espíritu Santo. El amor purifica nuestras intenciones.

Un día veremos cara a cara a Dios, veremos, alabaremos y amaremos a Dios. ¿y mientras? ¿Podemos ver de alguna forma a Dios? Debemos hacer oración, a diferencia con el simple rezo la oración implica al alma, nos pone ante Dios. Invasión de Dios en el alma del creyente, con deseos de identificación con el Señor.

Si miramos con los ojos del alma apreciamos que Dios está y nos espera. Nos espera en las obras de misericordia con los necesitados y en la Eucaristía. Debemos ver con la luz de la fe.

Santa María de la Victoria. Ruega por nosotros.

 

A continuación tenéis disponible la homilía en audio:

 


Séptimo día de la Novena 05/09/17

Lo realmente difícil es hacer la paz en tu día a día. La paz es Jesús.

 

A continuación tenéis disponible la homilía en audio:

 


Octavo día de la Novena 06/09/17

A continuación tenéis disponible la homilía en audio:

 


Noveno día de la Novena 07/09/17

A continuación tenéis disponible la homilía en audio: