Y ésta es la victoria que ha vencido al mundo: nuestra fe

Este año 2019, se cumple el 500 aniversario de la primera circunnavegación del mundo, por parte de la llamada “Armada de la Especiería”, patrocinada por la corona española para buscar una nueva ruta comercial hasta las Molucas (Indonesia), denominada la Isla de las Especias y que suponía un negocio muy lucrativo en la Europa del S.XVI.

El 10 de agosto de 1519, partieron desde el puerto de Sevilla cinco naves (Santiago, San Antonio, Trinidad, Concepción y Victoria), comandada esta flota por el marino portugués, Hernando de Magallanes. Antes de la partida desde el muelle de la Muelas, tuvo lugar en la iglesia del convento de la Victoria de Triana, la ceremonia de bendición de las banderas, que servirían de pabellones para los barcos en su travesía.

La Virgen de la Victoria en su retablo de Santa Ana

La iglesia conventual de los frailes mínimos en el populoso barrio de Triana, era el lugar donde se realizaban las bendiciones de los pabellones reales, para los barcos que partían para el nuevo continente. El convento servía también como hospedería para aquellos que querían realizar la aventura americana.

Hernando (Fernando) de Magallanes, juro servir junto a su tripulación al rey Carlos I y a la corona española, delante de la imagen de Santa María de la Victoria, replica de la imagen matriz del convento malagueño, que presidia el presbiterio de la iglesia del convento mínimo. La ayuda de los frailes victorios, fue determinante para la partida de la “Flota de las Especias”. Por ello, Magallanes de profunda raigambre religiosa, se hizo devoto de la imagen de la Santísima Virgen, por los favores recibidos en la preparación de dicha empresa y dejó escrito en su testamento que, si fuera posible, fuera enterrado en el convento mínimo.

La nao capitana de la armada magallánica, tenía en principio el nombre de Santa María, pero Magallanes añade el término de “La Victoria”, por la victoria dada por la Virgen al marino, por la preparación del viaje y la ayuda prestada por los monjes mínimos, durante meses en Sevilla.

Con motivo de dicha efeméride, el trono de Santa María de la Victoria, llevará (D.m), este 8 de septiembre de 2019, una réplica de la nao principal de la “Armada de las Especias”, regalada por la Fundación Nao Victoria en 2009, a nuestra Real Hermandad, siendo ejemplo de la fe en la Santísima Virgen, de estos marinos que hace 500 años llevaron el nombre de la Victoria por todo el orbe.