Gracias Victoria por aquel Mayo de 2018

GRACIAS SANTA MARÍA DE LA VICTORIA, Causa de Nuestra Alegría, Madre y Patrona de la Iglesia Malagueña por el mes de mayo de 2018.

GRACIAS A LA CATEDRAL por permitir que su Baldaquino acogiera a la que es Trono de la sabiduría para recibir la visita en peregrinación de escolares, instituciones, cofrades, fieles….; por abrir el primer templo de la Diócesis a la Puerta del Cielo y facilitar en la Capilla de la Encarnación el encuentro íntimo y cercano, cara a cara con la VICTORIA, y allí, en un ambiente adecuado y recogido, pudiéramos abrirle a nuestra Madre con confianza y sosiego nuestro corazón, contarle, pedirle, agradecerle… para terminar besando delicadamente su bendita mano. Nunca lo olvidaremos.

GRACIAS MÁLAGA por haber hecho posible aquel 26 de mayo, por prestar el entorno inigualable de tus engalanadas calles, plazas, y monumentos para enmarcar el desarrollo de la MAGNA donde se vivieron momentos y escenas únicas e inéditas, iluminadas con el sol de un día radiante y la luna refulgente, que quedaron grabadas en las retinas y sobre todo en los corazones de propios y extraños en el encuentro con nuestra Madre, Coronada en nuestras almas como Madre y Patrona de la VICTORIA, AUXILIADORA de los Cristianos, Reina y Señora de los DOLOROES Coronada, Madre Admirable de la ESPERANZA, Templo y Sagrario de la Santísima TRINIDAD, Rosa mística de la AMARGURA, Virgen de los DOLORES puente que nos conduce a Dios, Flor y Hermosura del CARMEN, Virgen Purísima del ROCÍO, y Virgen Fiel de la SOLEDAD.

GRACIAS MALAGUEÑOS, también a los FORÁNEOS, que quizás contagiados pudieron hacerse o sentirse malagueños por un día. Por vuestra participación, ya fuese dentro de los cortejos, con cirio, insignia, cirial, portando un trono, incluso cediendo y compartiendo el puesto en el varal… ya fuera sentado en una silla, de píe, con niños en brazos…, en un punto u otro del recorrido. Por todos comunitariamente, parte de una sociedad plural y una Iglesia abierta, y con un comportamiento ejemplar y generoso, se colaboró de forma destacada y necesaria en una procesión en perfecta armonía que mostró y ofreció a nuestros niños, jóvenes y mayores importantes valores sociales  y religiosos, configurando estampas irrepetibles que quedan reservadas en nuestro interior, como frutos espirituales compartidos.

GRACIAS a todas las AUTORIDADES y FUERZAS DE SEGURIDAD por su colaboración y participación.

GRACIAS a nuestros HERMANOS MAYORES HONORARIOS, AYUNTAMIENTO DE MÁLAGA Y DIPUTACIÓN PROVINCIAL, por su inestimable ayuda. A sus representantes por su apoyo, y a sus empleados por su profesionalidad y buen hacer, su implicación y compromiso.

GRACIAS A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN por el trato exquisito e importante. Por su esfuerzo e iniciativas, por sus “especiales”.

GRACIAS A LOS MOVIMIENTOS E INSTITUCIONES, A LOS EMPRESARIOS Y HOSTELEROS, por su disposición y cooperación que fue una contribución muy importante para el desarrollo acorde al acto.

GRACIAS AL BARRIO Y A LOS FELIGRESES DE LA VICTORIA por su generosidad y comprensión en la ausencia temporal de la Virgen, por su acompañamiento en los traslados, y por su festiva y engalanada recepción en su regreso a su Basílica.

GRACIAS A LAS AGRUPACIONES DE COFRADÍAS DE SEMANA SANTA Y GLORIAS DE MÁLAGA, DE LA DIÓCESIS Y DE ANDALUCÍA, Y A LA CORONADAS DE LA DIÓCESIS, por su cooperación y asistencia.

GRACIAS A TODAS LAS COFRADÍAS que compartieron el Besamanos de sus Sagradas Titulares, que cedieron enseres, o de otras muy diversas formas colaboraron.

GRACIAS A LA IGLESIA MALAGUEÑA, A LA DIÓCESIS por apoyar y respaldar desde el principio la iniciativa, y por facilitar e intervenir en el ACTO DIOCESANO EN LA PLAZA DEL OBISPO en una liturgia participativa, de cuidada cadencia, y acorde a la celebración histórica del 150 Aniversario del Patronazgo de la Virgen de la Victoria sobre la diócesis de Málaga y 75 de su Coronación Canónica.

GRACIAS A LAS CORONADAS DE LA CIUDAD, Cofradías, Juntas de Gobierno y Hermanos Mayores, por su desprendimiento, valiosa cooperación, impagable amparo y reconocido esfuerzo humano y material, que dio un resultado excepcional y maravilloso, gracias a la Virgen y solo en honor de Ella.

GRACIAS A LOS COLABORADORES, MÚSICOS, BANDAS, COROS, SOLISTAS, ESCOLANÍAS, FLORISTAS… que atendieron la llamada y pusieron lo mejor de sí mismos para la Virgen, para programarlo todo, engalanar todos los actos y calles, para organizar petaladas, para coordinar la música, la infraestructura,… y todo lo que fuera necesario.

GRACIAS A LA HERMANDAD DE LA VICTORIA. A todos los hermanos por su energía, voluntad y carácter. A su directiva por su valentía y confianza en la Providencia, en Málaga y en los demás. Por su conciencia de que no estaba más que cumpliendo la voluntad de Dios en favor de su Madre, sin buscar ningún beneficio particular. Por haber abierto la puerta a los jóvenes para trabajar junto con los más experimentados veteranos, y a quienes formalmente no figuran en su nómina de hermanos, conscientes de que lo importante y lo que nos une es el amor y devoción a la Patrona.

GRACIAS SANTA MARÍA DE LA VICTORIA, PATRONA DE LA DIÓCESIS, PATRONA DE MÁLAGA.

Eres la Madre y Patrona de todos los malagueños. Ruega por nosotros.

                             REAL HERMANDAD DE SANTA MARÍA DE LA VICTORIA