Santa María de la Victoria y la fachada principal de la Encarnación

El 8 de febrero de 1943, muy de mañana, fue trasladada Santa María de la Victoria en devota y nutrida comitiva al lugar de la coronación, cantando el Rosario de la Aurora, al final del Paseo del Parque. Concluido el Pontifical, se inició una procesión de regreso, pasando por la Catedral, con destino a su Santuario. Al llegar a la Plaza del Obispo, las puertas de la fachada principal de la Encarnación se abrieron y la Patrona de la ciudad, en un sencillo trono de flores, se colocó presidiendo el atrio principal.

El próximo 26 de mayo esta estampa volverá a repetirse. A las 20:45 se abrirán de nuevo las puertas y Santa María de la Victoria, esta vez desde el interior del templo, hará su salida triunfal al atrio para presidir, como hiciera 75 años antes tras la celebración de su Coronación Canónica, la fachada principal de la Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación en la Plaza del Obispo. En esta ocasión lo hará sobre la carroza Corpus Christi, sin el templete y decorada para la ocasión. Todas las imágenes marianas coronadas de la ciudad, participantes en la Magna Procesión Victoria, irán pasando frente a la Patrona en tan distinguida ocasión.